LA PLAYA BAJO EL MICRO

A todos nos gusta estar tumbados en la playa durante las vacaciones y en alguna ocasión nos hemos preguntado ¿de dónde viene la arena de la playa? Sabemos que procede de la erosión lenta y progresiva de las rocas de la corteza terrestre que especialmente desde los continentes, el agua de los ríos va trasladando en su incesante movimiento hacia el mar

La dinámica costera del agua del mar también arrastra los materiales desde las zonas dónde el océano tiene más fuerza, gracias a la acción del oleaje y de las mareas que rompen la costa allí dónde las rocas de la corteza terrestre se atreven a adentrarse hacia el mar (en los salientes). Y depositando los materiales arrancados allí dónde el océano se queda sin fuerza, intentando adentrarse hacia el continente (en los entrantes)

La arena de las playas está formada por los fragmentos rocosos más resistentes que consiguen volver a formar parte del continente en forma de estructura costera no permanente. Es una estructura sedimentaria dinámica, que tiende a desaparecer a medida que la forma de la costa va cambiando y se modifica por la acción erosiva del mar. Los sedimentos que forman las playas en su mayoría están compuestos por granos de sílice y fragmentos de conchas

En algunas ocasiones la acumulación de estos sedimentos de origen marino forman un tipo de roca sedimentaria denominada piedra ostionera, muy porosa formada por la acumulación de depósitos rocosos: areniscas y restos de conchas marinas, suele tener un color ocre y se emplea a menudo como material de construcción. Son rocas recientes, cuaternarias que evidencian el retroceso del mar que deja al descubierto su acción sedimentaria cuando se produce una regresión marina. Se forman en las zonas de plataforma costera y dan lugar a relieves suaves donde en ocasiones se puede apreciar estratificaciones cruzadas y erosión aleveolar

El color de la playa se debe a los aportes de los materiales más recientes pudiendo ser blancas si están formadas por sedimentos procedentes de granito o de conchas, más rojizas si contienen sedimentos procedentes de areniscas, rosas si tienen restos de coral, verdes si contienen olivino o incluso negras si contienen sedimentos procedentes de rocas volcánicas. Y, salvo que queden algas y otros seres vivos atrapados con agua estancada (por ejemplo tras un temporal), no presentan una elevada concentración de materia orgánica, ni de microorganismos, ni se producen fenómenos de descomposición si se trata de playas limpias y poco explotadas

La acción del oleaje y las mareas ejercen además una función autodegradable arrastrando los restos que quedan en la costa mar adentro cuando el mar tiene suficiente fuerza, limpiando la orilla; y devuelven a la costa restos de seres vivos que han quedado a la deriva, al perder energía. Algunos de estos restos tienen origen humano y constituyen la principal fuente de contaminación de las playas junto con los vertidos de aguas industriales y fecales.

Algas, medusas, restos de conchas, peces y plásticos son los principales restos abandonados por el mar en la orilla de las playas. Así se ve al microscopio el agua del mar con arena procedente de una playa sin contaminar (las dos primeras a 100 aumentos y las otras dos a 400)

Así es la estructura interna de las algas, depositadas por la marea en la orilla, sin verdaderos tejidos, sin vasos conductores y sin embargo con un aspecto macroscópico muy similar a las plantas, de hecho en los antiguos tratados de botánica se estudiaban las algas como parte del reino vegetal. A 100 aumentos la primera imagen y a 400 las otras dos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s